Entre vergüenza y orgullo: Hablando de Sanidad

Permitidme que me salga de los temas habituales de este blog. Traiciono el espíritu de esta bitácora ante la necesidad imperiosa de explicar una vivencia personal. Habréis visto por los post anteriores que he pasado unas semanas en Senegal participando en un proyecto de rodaje de un documental sobre Oussouye (una ciudad y un reino del sur del país). En esta estancia he tenido un problema médico. Ahora me doy cuenta de que no tenía demasiada importancia, pero en algunos momentos me resultó preocupante.

La infección de una herida me obligó a ir al hospital. Sí, al hospital público de Oussouye y recibí un trato exquisito. Tanto que a mi regreso a mi país me ha hecho avergonzarme.

En una de las curas, Mamadou, el enfermero que hurgaba concienzudamente en mi herida para eliminar todo riesgo de que la infección se reprodujese, debió ver un gesto de dolor y me hizo un comentario. Uno de esos comentarios que a veces hace la gente de la sanidad para distraer la atención del paciente, para quitarle hierro al asunto, para evitar preocupaciones y sufrimientos innecesarios. Con un tono entre la broma y la disculpa me dijo:

– Aquí somos pobres. No tenemos anestesia.

A su lado había otra enfermera, Josina, que le reprendió en wolof, entiendo que por el tono y el contenido del comentario. Le debió de enmendar la plana y Mamadou se volvió a dirigir a mí buscando un apoyo:

– En tu país ¿te ponen anestesia para una cura así?

Yo la verdad es que intentando mantener entera mi dignidad y disimular el mal rato, pretendiendo parecer despreocupado, sólo alcancé a decirle:

– La verdad es que no lo sé. En mi país nunca he tenido una herida así.

Me resultó chocante que en la última de las curas, Aisha, otra de las enfermeras, insistió en la misma idea y con un tono que mezclaba frustración y orgullo y mientras elogiaba mi condición de buen paciente me dijo:

– Aquí no tenemos recursos, pero hacemos todo lo que podemos.

– Y lo hacéis muy bien -, le contesté, no por devolverle el elogio ni por tranquilizarle, sino porque era lo menos que podía decirle.

Regreso a Barcelona. Me encuentro con el debate del recorte en la sanidad y me siento avergonzado. Porque no tuve los redaños suficientes para dar la cara y decirle a Mamadou que en mi país “rico”, sí que hay anestesia, pero que a él no se la pondrían. Ni a Aisha que en mi país hay recursos pero que a los profesionales de la salud no les dejan hacer todo lo que pueden. Siento rabia porque Aisha, Josina y Mamadou que se preocuparon sinceramente por mí en el modesto sur, serían abandonados en la calle en el opulento norte. ¿Cómo habría podido decirles que nadie se ocuparía de ellos, mientras se esforzaban en curarme las heridas?

Ante la vergüenza que me da la indignidad del gobierno que salió de una democracia “perfecta” e “inmaculada”, lo único que me reconcilia es el orgullo de las personas individuales que objetan y que están dispuestas arriesgarse para anteponer lo que es moral y justo a lo que es legal. Sólo deseo, sinceramente, que si un día Josina, Aisha, Mamadou o tantísimos otros tiene que entrar en un hospital español se encuentren con alguno de estos dignos profesionales y no se arrepientan de haber dedicado su esfuerzo, su tiempo y sus conocimientos a un extranjero al que muy humanamente, sólo vieron como un ser humano más. Gracias a Josina, a Aisha y a Mamadou y, gracias también, a los profesionales dignos de la sanidad que creen que todo el mundo tiene derecho a la salud.

Anuncios

Una respuesta a “Entre vergüenza y orgullo: Hablando de Sanidad

  1. Comparto tu vergüenza por los indignos y tu orgullo por los que objetan. Y tristeza por la mayoría que sigue inmóvil por el miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s