Bitácora de un documental (XXXIII): Luces fuera. El momento de la verdad

Kaasuumay_cartell_no_hi_ha_entrades petit

[CAST] Luces fuera. El momento de la verdad

Hace casi dos años que comenzó el trabajo de este documental (mucho más si contamos desde el momento en el que se concibió) y por fin ha llegado el momento de la verdad. El momento en el que se apagan las luces, pero sobre todo el momento en el que se vuelven a encender. La preparación del estreno nos ha vuelto a generar una mezcla de esperanza y pánico. Esperanza porque la respuesta de muchas personas nos hace sentir que la historia que hemos querido contar despierta interés. Pánico porque tememos no estar a la altura de las expectativas.

Anunciamos la fecha de la primera proyección oficial de Kásuumaay (después de algunas pruebas en el mundo académico) con más de dos semanas de tiempo. El día señalado, hoy, 27 de marzo de 2014 a las ocho de la noche en los Cinemes Méliès de Barcelona. Menos de una semana después las 170 plazas de la sala estaban cubiertas por personas que habían solicitado su invitación y muchas otras esperaban a que hubiese bajas de última hora en esa lista. Habíamos preparado toda una estrategia de difusión a través de nuestras redes que no pudimos poner en práctica. Un correo, una publicación en Facebook y otra en Twitter… y ya no podíamos seguir difundiendo porque no teníamos espacio para quien se interesase.

El caso es que ha llegado el momento de la verdad. Hace meses que no hay vuelta atrás, pero ahora, ahora ya sí que el órdago es el definitivo. Se ha ido acercando el momento y nos hemos ido poniendo nerviosos, evidentemente, con los preparativos. Las listas para las invitaciones, las recompensas para los mecenas que vengan a ver SU documental, el debate posterior… El primer paso práctico ha sido la prueba de proyección. Por primera vez hemos visto Kásuumaay proyectado en una pantalla de cine real y la sensación ha sido imponente.

27 de marzo de 2014, 20h, Cinemes Méliès de Barcelona. Esas son las coordenadas del momento definitivo en la vida del documental Kásuumaay y la verdad es que poco os podemos contar. La respuesta que habíamos recibido había sido abrumadora. Más de medio centenar de personas se han quedado sin invitaciones porque ya no había más sitios en el cine. Ante la entrada de la sala hemos podido ver a un enorme número de amigos de este proyecto ansiosos por descubrir lo que teníamos que contar. Había 170 plazas en la sala y se han ocupado absolutamente todas. Primero un poco de música para que el estreno se celebrase con todos los honores y después de la proyección un pequeño debate con Jordi Tomàs, responsable científico del proyecto; Ferran Iniesta, un sabio africano encerrado en el cuerpo de un catalán; Tica Font, directora del ICIP, los financiadores del proyecto; y Xavier Puigserver, director de Kásuumaay.

Os podemos decir poco del acto. Sólo que para el equipo del documental ha sido impactante, emocionante y emotivo. Hemos pulsado las sensaciones de los asistentes. A los que conocían el tema les ha parecido una explicación sencilla y completa; a los que no lo conocían, les ha parecido fácilmente comprensible, a pesar de que la situación que se explica es compleja. Unos nos aseguran que se hace corto (y eso es un elogio), otros que resulta atractivo estéticamente y algunos destacan la dimensión “poética” de la historia. En todo caso, las sensaciones son positivas.

En el primer post de esta Bitácora definimos el proyecto como un “velero destartalado” que había salido de puerto “renqueante” y que se había ido sintiendo fuerte gracias al viento que vuestro apoyo había provocado. Ahora sentimos que ese modesto velero ha atracado orgulloso en el puerto de Barcelona, rodeado de cruceros de lujo e imponentes transatlánticos y no se siente menos que los demás. Pensábamos que este era su destino, pero nos habéis hecho sentirnos fuertes y ahora esperamos poder seguir colándonos en muchos otros puertos.

Os hemos dado tantas veces las gracias que puede sonar a canción conocida. Pero ahora no podemos evitar repetirlo, porque hace tiempo que Kásuumaay dejó de ser un proyecto de Xavier, del equipo del documental, del GESA o del ICIP, para pasar a ser un proyecto de un grupo de personas interesadas en saber realmente cómo es la sociedad tradicional del reino de Oussouye, en conocer su experiencia de organización, en aprender de su ejemplo en la construcción de la paz. Ahora además, permitid que el que ha firmado esta bitácora (que siempre ha sido el equipo de Kásuumaay) aproveche la ocasión para darle las gracias al resto de miembros del equipo, porque todos hemos aprendido y todos hemos salido ganando.

Gracias, kásuumaay y hasta muy pronto. Nos vemos en el siguiente puerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s