Black to the Future (I): África está preparada para la ciencia ficción… africana

Nnedi Okorafor. Fuente: www.nnedi.com

Nnedi Okorafor. Fuente: http://www.nnedi.com

En el año 2009, la escritora nigeriano-estadounidense Nnedi Okorafor se preguntaba en un ensayo si África estaba preparada para la ciencia ficción. Okarafor es una de las más prominentes representantes del movimiento del afrofuturismo radicado fundamentalmente en Estados Unidos y formado por autores afroamericanos. Sin embargo, a través de este trabajo la escritora establecía el nexo definitivo entre el movimiento americano y el origen africano.

El análisis de Okorafor hace referencia a una circunstancia absolutamente obvia que, sin embargo, demasiado a menudo es necesario recordar. La ciencia ficción como género (tanto cinematográfico, como literario) debe adaptarse a las necesidades y, sobre todo, a las particularidades africanas. Este ensayo tiene dos elementos interesantes. El primero de ellos es el propio análisis sobre el estado y el futuro de la literatura de ciencia ficción en África. El segundo, su referencia a autores africanos que ya están abriendo el camino para ese establecimiento del género.

Por lo que se refiere al análisis la idea fundamental es la que ya se ha mencionado, la necesidad de adaptar el género a la realidad africana y a sus particularidades culturales. Parece sencillo, ¿verdad? Pues por si alguien no lo entiende no hay nada mejor que uno de los ejemplos prácticos que la propia autora expone. Okorafor reproduce las palabras de Naunihal Singh, un profesor experto en conflictos y relaciones entre población civil y militares, así como en otras dimensiones políticas del África Subsahariana y, a decir de Okorafor, un amante de la ciencia ficción. Singh pone de manifiesto una evidencia absolutamente esclarecedora cuando señala: “Sería duro conseguir que la gente pueda tener miedo de un futuro en el que los ordenadores se apoderen del mundo, cuando no están familiarizados con la presencia de una computadora en su escritorio”.

Por ello, Singh apela a los principios más básicos de la ciencia ficción, como la exploración del espacio y considera que estos argumentos podrían tener más éxito, siempre y cuando, claro está se adapten a la audiencia. “A los africanos les encantaría ver historias sobre africanos en una nave espacial”, asegura.

La propia autora estadounidense de ascendencia nigeriana se ha dado cuenta de que el problema no es el género sino, podría decirse, la contextualización. Ella misma ha podido percibir cómo en uno de sus relatos cortos, “Spider the Artist”, que trata sobre arañas robóticas que vigilan los oleoductos del delta del Níger, se adapta mejor a los gustos de la audiencia africana. Ella misma señala que esa adecuación no viene por el hecho de que esas arañas robóticas adquieran voluntad propia, sino porque el relato se para en cuestiones sociales y culturales que pueden interesar al público como la precariedad de la vida en esta región o la angustia de una mujer que no puede tener hijos.

Otra de las críticas que realiza Nnedi Okorafor entronca con una de las quejas habituales relacionadas con la literatura africana, en general, y que en esta misma sección se ha hecho evidente al hablar de la literatura oral. Dice Nnedi que otra parte del obstáculo para la ciencia ficción son “las actitudes coloniales sobre lo que es literatura y lo que no lo es”. “La base de lo que es ‘gran literatura’ en África está demasiado definida todavía por Occidente y Occidente todavía tiene problemas para ver la ciencia ficción como un género de verdadera literatura”, señala la autora.

Tchidi Chikere: Fuente: www.nollywoodgossip.net

Tchidi Chikere: Fuente: http://www.nollywoodgossip.net

Entre las voces con las que Okorafor cuenta para sustentar esa pregunta de si África está o no preparada para la ciencia ficción está el cineasta y escritor nigeriano Tchidi Chikere. De hecho la autora señala que fue él mismo el que le planteó esta duda. En lo que se refiere a su producción literaria, Chikere es autor de una serie de relatos cortos titulado Strangers in Paradise y la novela Daughter of the Cave. Son todas producciones que pueden enmarcarse en el género de la ciencia ficción o la literatura fantástica.

Cubierta de una de las novelas del ghanés Kojo Laing

Cubierta de una de las novelas del ghanés Kojo Laing

Del mismo modo, Okorafor recuerda la obra del ghanés Kojo Laing o la del congolés Emmanuel Boundzeki Dongala, como muestras de ciencia ficción eminentemente africana. Todo ello, sin olvidar un amplio movimiento radicado en Sudáfrica. En todo caso, aunque la autora nigeriano-estadounidense no lo cite, no se puede olvidar un caso absolutamente paradigmático. Se trata de la obra de Umaru Dembo. En 1969 este visionario se atrevió a publicar la novela Tauraruwa mai wutsiya (“El cometa”), en la que el protagonista, Kilba, realiza un viaje espacial en el que se encuentra con diferentes seres extraterrestres. Y lo hizo nada menos que en lengua hausa.

Con todos estos antecedentes, con las producciones actuales, con las condiciones que señala Okorafor y, sobre todo, con los elementos de ciencia ficción inscritos en las propias tradiciones culturales africanas (y de los que la autora del ensayo también habla) es indudable que como ella misma dice, “la audiencia africana está preparada”, eso sí, para una ciencia ficción africana.

Nota: Esta entrada fue publicada orginalmente en la sección de Letras Africanas de Wiriko.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s