La fuerza de un “dibujito” (bienintencionado)

Portada del tercer cómic de la serie Blanca Rosita Barcelona

Portada del tercer cómic de la serie Blanca Rosita Barcelona

Hace unas semanas el Pla BCN Interculturalitat presentó la nueva entrega de la serie de cómics Blanca Rosita Barcelona. Concretamente es el tercer capítulo “Inmigración, comercio e impuestos”. Se trata de una iniciativa que tiene por objetivo desmontar con hechos y datos reales algunos de los rumores que habitualmente corren en torno a los ciudadanos de origen extranjero. En esta ocasión una de las viñetas realizadas por el dibujante Miguel Gallardo muestra a un ciudadano negro que pregunta en Hacienda sobre los trámites que tiene que hacer como trabajador autónomo. La protagonista de la historia, Rosita, una señora mayor catalana, no tiene más remedio que poner en duda el mito de que los inmigrantes no pagan impuestos y se da cuenta de que de esos tributos son los que ayudan a pagar sus medicamentos, tanto como los que pagan los ciudadanos autóctonos.

En ocasiones, más bien casi siempre, aunque resulte paradójico, los datos rigurosos no son suficientes para, como en este caso, destruir los tópicos y los estereotipos. Los rumores, y más cuando son malintencionados, cuentan con un elemento que juega a su favor, la imaginación. Así de simple, la teoría de la comunicación clásica dice que los rumores rellenan los huecos que ha dejado la información. Es decir, la gente tiene necesidad de saber, así que cuando no hay información real, esa necesidad se cubre con invenciones. Esa es la fortaleza de los rumores, que no defraudan, cumplen con las expectativas, básicamente, porque no tienen que adecuarse a la realidad. Es uno de los pocos casos en los que se cumple el falso axioma periodístico que dice “que la realidad no te estropee una buena exclusiva” (otro rumor, por cierto, que ninguno de los profesionales que he conocido en mi vida ha aplicado jamás).

Así, los rumores son difíciles de desmontar, no basta con combatirlos con una dosis de realidad. No es tan sencillo. Una vez que los vacíos de información se han rellenado con rumores, parece que no basta la propia información para desalojarlos. Los rumores son mucho más atractivos que la realidad, así que la solución está en hacer la realidad atractiva. Ahí radica la importancia del cómic como recurso. Es necesario utilizar todos los lenguajes para explicar la realidad. Como decía Manuel Ángel Gallardo, el dibujante que ha dado vida a Blanca Rosita Barcelona, “a todos nos gusta escuchar una historia y si está dibujada mejor”.

Marcos Martín, dibujante de comics de superhéroes, aportó durante el mismo acto de presentación del comic antirrumores una visión ligeramente distinta. Su experiencia no se enmarca en esa corriente de cómic intencionado, pero su reflexión es perfectamente válida: “La fuerza del medio del cómic para influir en la cultura es muy importante. En Estados Unidos, crea iconos muy fuertes, sobre todo, cuando eres un niño, que es el momento en el que eres más maleable”. Sin perder de vista que como el mismo Martín señala “la diversidad se integra mal en un cómic mainstream”, la pista que da sobre el potencial que el comic tiene para educar no se debe pasar por alto.

Gallardo explicaba de manera sencilla que “el dibujo es una herramienta muy sencilla” y que “todo el mundo entiende el lenguaje visual”. De esta manera el cómic permite que cada uno lo haga suyo, lo entienda de una manera muy personal, en función de sus necesidades. Aparece además, como una manera mucho más divertida de transmitir el mensaje, más al menos que los datos y las estadísticas farragosas.

El de Blanca Rosita Barcelona es sólo un ejemplo de búsqueda de lenguajes alternativos para transmitir el mensaje de la interculturalidad. Afortunadamente, en Barcelona la Xarxa BCN Antirumors (Red Barcelona Antirrumores) reúne entidades que abordan el tema desde puntos de vista muy diferentes y que se han empeñado en esta ardua tarea desde dimensiones diferentes: comics, vídeos, teatro, cursos, talleres en centros escolares, charlas, publicaciones… Un número nada desdeñable de personas están desplegando todo el potencial de la creatividad y la imaginación para combatir las fabulaciones de los rumores. Herramientas bienintencionadas contra palabrería malintencionada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s