Venance Konan: Olor a realidad

Venance Konan. Fuente: lesivoriensontdutalent.blogspot.com

Venance Konan. Fuente: lesivoriensontdutalent.blogspot.com

No es una novedad y, sin embargo, no deja de ser un recurso interesante. Tampoco es una estrategia exclusiva, ni mucho menos, de la literatura africana, pero no por ello deja de ser atractiva. Muchos son los autores, y en el panorama literario del continente negro encontramos un buen número de ejemplos tremendamente ilustrativos, que hacen una especie de ejercicio de abstracción geográfica para contar historias que después resultan perfectamente reconocibles. Quizá el último ejemplo sea el de Le rebelle et le camarade Président del marfileño Venance Konan.

No se trata, en este caso, de valorar, cuestionar o juzgar el posicionamiento político de los autores, porque indudablemente lo tienen, sino de hacer una pequeña referencia a este recurso. Le rebelle et le camarade Président cuenta la historia (por hacer un resumen extremadamente breve, superficial y de trazo grueso) de una rebelión en un país sin nombre. Los sublevados se sitúan en el norte y durante diez años se oponen a un gobierno situado en el sur que muestra continuos tics antidemocráticos. Repetimos, Konan es marfileño… ¿Alguien encuentra rasgos de realidad en este argumento?

Cubierta del libro

Cubierta del libro

Es inevitable a pesar de que no coinciden nombres ni lugares, pensar en que el autor ha tratado de transmitir su visión propia de la crisis marfileña, o al menos de una de sus dimensiones. Curiosamente, Konan ha insistido en las sucesivas presentaciones en que “cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”. Aunque, más bien, esta afirmación parece un gesto del estilo sarcástico del escritor.

La figura de Venance Konan es de todo menos tibia. Se trata de uno de los periodistas y escritores más conocidos de Costa de Marfil con un posicionamiento político, ante la crisis, tremendamente claro. Se colocó del lado de Ouattara durante la campaña y el conflicto posterior, lo que le permitió regresar de una especie de exilio francés, cuando Ouattara tomó posesión del poder. Al margen de esas cuestiones, Konan es el último ganador del Grand Prix Littéraire d’Afrique Noire, en la edición de 2012 por su novela Edem Kodjo, un homme, un destin.

Podría considerarse que Le rebelle et le camarade Président es intencional, básicamente porque su “dibujo” de los contendientes tiene mucho de caricaturesco. La descripción del bando gubernamental (el que remite inevitablemente a la figura de Laurent Gbagbo) cumple con todos tópicos atribuidos a los dictadores africanos en los análisis más simplistas y, que por cierto, también se atribuían al ex presidente marfileño: un acceso al poder en condiciones dudosas y sospechosas, una forma de gobierno calificada como “tribal” o “patrimonial” y un apego excesivo a esa posición de control. Sin embargo, el relato de Konan escapa del maniqueísmo, al menos del más evidente, diseñando un personaje, el del rebelde norteño, también con muchos, muchos defectos. En todo caso, no hay que perder de vista que el posicionamiento personal de Konan es por el tercero en discordia en ese triángulo complejo formado por Gbagbo, Soro y Ouattara. El autor se puede permitir lanzar palos a diestro y siniestro, teniendo en cuenta que “su” opción no es ninguna de las dos.

Venance Konan muestra, desde el punto de vista estilístico, una querencia por lo que se considera “afro-sarcasmo” en ciertos círculos. Para entendernos, esa posición se encuentra muy próxima a lo que en un entorno más cercano se denomina “afropesimismo”. Como refleja la crítica de Thomas Hofnung en el diario francés Libération: “A menudo reímos en el libro de Venance Konan, pero la desesperanza nunca queda lejos”. Y por citar un pequeño fragmento del texto que también recoge Hofnung y que muestra esa tendencia al “afropesimismo”, la novela llega a afirmar, siempre teniendo en cuenta que se trata de un relato de ficción, claro: “Y él, como cualquier dictador africano se había transformado en su verdugo. Porque el africano que ha tenido el poder, no disfruta de él si no es haciendo sufrir a los demás”.

Nota: Esta entrada fue publicada orginalmente en la sección de Letras Africanas de Wiriko.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s