Bitácora de un documental (X): Ya no falta casi nadie…

Hemos hablado con las autoridades tradicionales y hemos recibido su apoyo. Hemos hablado con las autoridades del Estado y tenemos su beneplácito. Pero nos faltaba un elemento clave. El reino de Oussouye es diverso, también en lo que se refiere a la religión. Así que lo que teníamos pendiente era encontrarnos con los representantes del resto de comunidades religiosas del reino. El primer contacto con los representantes de los musulmanes y de los católicos nos ha aportado una nueva buena noticia.

Mezquita en Oussouye. Imagen: David Fernández

Nosotros ya lo teníamos presente pero en nuestros primeros sondeos muchos informadores han insistido en que debíamos transmitir la pluralidad, incluso, en algún caso la discrepancia. Nos ha quedado claro que la legitimidad de las autoridades tradicional va más allá de los diolás del Reino de Oussouye. El rey es una figura apreciada, en general, no sólo por los que siguen la religión tradicional, sino también por el resto de ciudadanos. Al menos esa es la impresión que nos han transmitido los diversos líderes religiosos.

De repente, nuestra intención de lanzar una imagen positiva sobre la situación de paz en Oussouye ha cobrado todo su sentido. Uno de nuestros interlocutores nos lo remarcó en un encuentro: “Estamos cansados de ver por todo el mundo malas noticias, de que se diga que las religiones no pueden convivir y que el encuentro de las diferentes confesiones sólo lleva al conflicto”. A la fuerza, hemos secuestrado esta idea y la hemos repetido hasta la saciedad en las reuniones con líderes religiosos. La respuesta en todos los casos ha sido la misma: “En Oussouye se convive”. Y el panorama que se nos dibuja es casi idílico, pero repetido por fuentes tan diversas que sólo podemos pensar que sea verdad. Musulmanes y católicos son invitados a las ceremonias públicas de la religión tradicional y, en algunos casos, incluso hacen contribuciones. Católicos y representantes del rey son convidados de excepción en las fiestas importantes de la Mezquita. Y musulmanes y consejeros del rey hacen acto de presencia cuando la Iglesia se pone de gala.

Evidentemente, hay desacuerdos en las creencias, pero eso no conduce necesariamente a conflictos. Uno de los representantes de una cofradía musulmana nos lo ponía de manifiesto de manera clara y meridiana: “En muchas familias hay miembros de confesiones distintas, cómo no vamos a rezar nosotros por nuestros familiares tengan las creencias que tengan, cómo no vamos a desearles el bien”. Una explicación clara, sencilla y, sobre todo, incontestable.

Nota: Publicado originalmente en el blog de Verkami del Proyecto de Documental en Oussouye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s