Bitácora de un documental (IX): Los campos del rey

El miércoles estuvimos trabajando en los campos de arroz del rey de Oussouye. Después de nuestro primer ensayo agrícola se había organizado una jornada de cultivo colectivo. Cerca de un centenar de hombres del pueblo dedicaron la mañana a labrar los arrozales reales y, entre ellos, nosotros cuatro, con todas nuestras limitaciones, pero con buena voluntad.

La razón de ser de estas jornadas de cultivo colectivo es que el rey tiene prohibido trabajar en el campo y quizá vosotros penséis que bienvenida prohibición. Sin embargo, ahora vienen los matices. El rey tiene asignados unos campos, que en realidad no son suyos sino de su figura. Es decir, el próximo rey también tendrá los mismos campos pero no quedarán en la familia real. La producción de los campos reales va a parar a los graneros reales. De estas reservas se alimenta la extensa familia real pero están a disposición de todos aquellos miembros del reino que pasan por alguna dificultad, los que han tenido una mala cosecha, los que no tienen campos… Es decir, el pueblo trabaja voluntariamente (reiteramos, voluntariamente) en los campos del rey, pero sabe que de su trabajo sale una especie de Seguridad Social, algo así como una reserva para las emergencias.

El cargo de rey, contrariamente a lo que estamos acostumbrados, no siempre es un regalo. Christian Roche explica en Histoire de la Casamance. Conquête et resistence (1850-1920), cómo se llegó a las actuales cinco familias reales. Dos familias huidas de pueblos vecinos pidieron asilo en Oussouye. A cambio del refugio, los vecinos del reino les pusieron una sola condición, que a partir de ese momento, engrosasen el número de familias susceptibles de asumir el cargo de rey. Por si la explicación no ha sido suficientemente clara, en este caso el aspirar al reinado es, no un castigo porque supone un honor, pero sí al menos un lastre. El rey sagrado de Oussouye tiene muchas más obligaciones que privilegios. Jordi Tomàs habla a menudo de los reyes sagrados como reyes esclavos.

Sibilumbaye, el rey que conocimos hace unos días, tiene prohibido abandonar el reino, tiene que presentarse siempre tocado con su gorro rojo, del mismo color que sus ropas rituales. Debe ir descalzo, no puede comer en público, no puede cruzar ríos, ni le puede mojar la lluvia. No toma las decisiones unilateralmente, sino que es la voz de su consejo real. Está obligado a velar por la paz y de ahí su mediación en los conflictos vecinales, pero también en los más generales, y por el bienestar de su pueblo, lo que supone, en caso de necesidad y discretamente, incluso, dar el dinero necesario para un medicamento a un enfermo que no pueda pagárselo.

En los últimos días, distintas personas nos han explicado cómo el rey interviene en la resolución de contenciosos y cómo, incluso, la estructura del Estado recomienda recurrir a la justicia tradicional para dirimir desencuentros, porque es mucho más rápida y menos traumática.

Mientras nos peleábamos con los kayandús, el rey ha hecho una visita a los arrozales para agradecer a los hombres su labor. Se ha acercado a nosotros para preguntar cómo nos iba, se ha mostrado más distendido que la última vez que lo vimos e, incluso, ha observado con satisfacción cómo a pesar de nuestra poca destreza le poníamos ganas.

La participación en el cultivo colectivo nos dio derecho a la comida, preparada por las mujeres para todos aquellos que habían dedicado su tiempo al trabajo real. Desde el miércoles, todo el que nos ve por Oussouye nos pregunta cómo fue el cultivo y si iremos la próxima vez. Parece que ha sido una buena manera de demostrar nuestro interés por la cultura local.

Nota: Publicado originalmente en el blog de Verkami del Proyecto de Documental en Oussouye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s