¿Quién dijo África? 1: África merece su espacio

¿Quién dijo África? es un pequeño espacio en el que reflexionar sobre una de las cuestiones que más nos preocupa, la comunicación. ¿Quién no ha escuchado hablar de “el continente negro”? Quizá sería más honesto que hablásemos del continente en negro o, al menos, del continente en sombra. No se trata de una consideración sobre la realidad de África, ni mucho menos, sino sobre la imagen que damos de ella, habitualmente, prejuiciosa, sesgada y, a menudo, escasa, muy escasa. Ya sea por interés o por desconocimiento, África muy pocas veces ocupa el espacio de los medios y, cuando lo hace, los temas son normalmente repetitivos. Basta echar un vistazo al estudio La imatge de l’Àfrica Negra a la televisió, de Lola López i Gustau Nerín.

Por este motivo, en la primera entrega de ¿Quién dijo África? nos gustaría iniciar una aproximación, acercarnos sigilosamente, para descubrir qué medios tienen un espacio reservado para el continente negro. Es cierto, no es una cuestión determinante, si la comparamos con el tono de las informaciones o con la manera de abordar las informaciones africanas, pero no cabe duda de que es, al menos, una declaración de intenciones, una muestra de la importancia que se pretende dar (o no) a África. Si le ponemos la etiqueta a una sección parece que tenemos más intención de hablar de ella, que si la englobamos en un cajón de sastre al estilo “Resto del mundo”.

Pues bien, de las ediciones digitales de los siete diarios más difundidos en España (El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, El Periódico, La Razón y Público), sólo dos tienen una subsección dentro de la de Internacional que lleve el epígrafe “África”, concretamente El País y La Razón. En todo caso, cuatro de los otros cinco entienden lo que queda más allá de las fronteras españolas como un todo y sólo El Mundo hace una distinción territorial en las informaciones internacionales, entre “Europa” y “Mundo” (una distinción, por otro lado, bastante sorprendente). La sabiduría popular dice que el mal de muchos supone el consuelo de los tontos, pero en todo caso, es de justicia señalar que en Europa se observa una tónica similar, en Italia los diarios dan la espalda a África; en Francia, sólo Le Monde dedica una subsección al continente negro; y en Reino Unido, por ejemplo, The Times y The Guardian sí que entienden que un territorio como el africano merece un espacio propio.

Evidentemente, una mención a parte merece el tratamiento que se hace de la información o la presencia en otros servicios de las ediciones on line como puede ser la de blogs, pero ese análisis lo dejamos para otra entrega.

En el caso de las televisiones de alcance estatal (TVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco y La Sexta) la situación es muy parecida. Formalmente, las secciones de “Informativos” o “Noticias” (según los casos) de sus páginas web no contienen subsecciones en los apartados de “Internacional”. Sin embargo, nos encontramos con un par de sistemas particulares de agrupar las noticias sobre África. Empezamos por el de Telecinco que resulta especialmente representativo. Aprovechando el sistema de “Etiquetas” de las piezas informativas se puede acceder a las últimas noticias sobre África, lo curioso es que se llega a través de una especie de nube de etiquetas situada en la parte inferior de la página. Lo más interesante, su título: “Atajos”. El segundo caso de organización de las informaciones sobre África es el de la televisión pública (RTVE) que, también en la parte inferior de la página de información internacional tiene una sección (“El mundo, a un clic”) en la que se agrupan las noticias por continentes. Haciendo un ejercicio de justicia no se han olvidado del africano, aunque es cierto que el americano lo han dividido en dos (América Latina y Norteamérica).

No vale de nada apelar a la despreocupación generalizada en el caso televisivo, básicamente porque en Europa encontramos canales que brindan un espacio considerable a la actualidad africana (sin olvidar las posibles críticas a los contenidos, evidentemente). Algunos casos interesantes, sólo a modo de enumeración, la británica BBC con el canal (no en el sentido televisivo, sino de Internet) BBC News Africa o las francesas TV5 MONDE (Afrique) y  TF1 Afrique e, incluso, hablando de radios RFI África (en su versión en español). Se trata, al menos, de completas webs nutridas de un considerable volumen de informaciones.

Por último, es necesario hacer mención del espacio que ocupa el continente en los medios no convencionales, o al menos, la consideración que recibe de éstos. La edición digital del Setmanari de Comunicació Directa tiene una subsección bajo el epígrafe “Àfrica Negra” (toda una declaración de intenciones) y la web lainformacion.com también reserva un espacio para el continente en la sección de internacional, sin olvidar Guinguinbali que con el subtítulo “una ventana a África” lo deja todo dicho. Otros han modificado por completo el esquema de secciones como Diagonal o Periodismo Humano, por lo que no pueden entrar en la comparación del espacio que reservan para África.

El panorama que se ha dibujado puede resultar casi anecdótico. Es cierto, no es necesario dedicar una sección de África para dar una buena información sobre el continente, ni el hecho de establecer este epígrafe garantiza un discurso constructivo en torno a la diversidad de la realidad africana, el tan demandado equilibrio entre las buenas y las malas noticias, entre el África de las guerras y las hambrunas y el África de las iniciativas, de las aportaciones culturales, de la riqueza histórica. Pero poner el nombre del continente a una sección abre, sin duda, una puerta; constituye un reconocimiento; y habilita un espacio que sí que puede tener como objetivo albergar toda esa diversidad. Lo cierto es que sin un contenedor adecuado es difícil que el contenido sea óptimo y es un hecho que una sección exclusiva obliga a los responsables de los medios a ofrecer mucha más información. Si no existe esa obligación basta con hacerse eco del conflicto de moda, el atentado de turno o el desastre natural que más venda.

Texto aparecido en el boletín trimestral (diciembre 2011) del Centre d’Estudis Africans i Interculturals de Barcelona, dentro de la sección ¿Quién dijo África?. Estos boletines están disponibles para descarga tanto en la versión en castellano, como en catalán en la web del CEA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s