Disparar al objetivo adecuado

Ndour con la prensa

En medio de la nube de periodistas se puede ver (ligeramente) la cabeza de Ndour

Tranquilos, no voy a hablar de armas. Utilizo el “disparo” fundamentalmente en sentido figurado, aunque también hay un punto de stricto sensu en referencia las cámaras de fotos. El pasado 26 de febrero se celebró la primera vuelta de las elecciones presidenciales senegalesas. Apenas un punto de inflexión en un proceso largo y complejo del que, al parecer, ha sido protagonista la superestrella de la música Youssou Ndour. Esa es al menos la impresión que ofrece la prensa internacional, que ha colocado al cantante en medio de la foto.

A modo de ejemplo, la revista Time ha concedido su portada al cantante, perfecto. Pero, ¿qué peso tiene sobre el terreno? Parece que nadie se ha preguntado eso. Senegal ha vivido un mes de contestación popular desde que la noche del 27 de enero el Consejo Contitucional validó la controvertida candidatura del actual presidente Abdoulaye Wade. Es evidente que esta voluntad de comparecer a las elecciones viola el espíritu de la constitución, pero una determinada interpretación legal (quizá interesada) de los “cinco sabios” del Consejo la hacía válida.

Este desencuentro entre el espíritu de la Constitución y su interpretación ha despertado un sentimiento crítico en el pueblo senegalés. Pues bien, la prensa internacional se ha limitado, en general a la anécdota: la candidatura de Youssou Ndour, el aspirante a presidente más mediático fue rechazada. Los medios interpretaron las protestas como una respuesta a esta descalificación de “You”, mientras que los motivos eran mucho más profundos y los senegaleses los hacían explícitos: “No peleamos por Youssou, sino contra Wade”, repetía a través de las redes sociales. De nuevo semanas después, los medios españoles se hacían eco del proceso histórico que vivía el país cuando el cantante volvía a aparecer en escena. El 21 de febrero, durante una manifestación Youssou Ndour resultó herido levemente durante una de las tantas manifestaciones en el centro de Dakar. En ese momento ya ni siquiera era candidato pero su brillo era suficiente para que saltase a las páginas de los diarios, aunque no lo había sido la constancia de los senegaleses en sus quejas. La prensa senegalesa recogió el suceso como una mera anécdota que ni siquiera merecía aparecer en las portadas.

Llegado el día D, el domingo 26 de febrero, el cantante volvió a demostrar su capacidad de atracción. En torno a las 11.30 llegó al École Nafissatou Niang en un Ford 4×4 escoltado por otros dos vehículos todo terreno. Nada más bajar del coche fue rodeado por sus guardaespaldas y por los miembros de la prensa (en gran medida, prensa internacional). Con un semblante sonriente se dirigió directamente a la mesa en la que debía votar, obviando que decenas de ciudadanos esperaban en una ordenada cola para ejercer su derecho a voto. La operación de voto de “You” fue registrada segundo a segundo, la presentación ante la mesa, la identificación, la recogida de los boletines de voto, su encierro en la cabina de aislamiento para elegir la papeleta, la introducción del voto en la urna y cómo untaba su dedo índice en la tinta que muestra que ha votado. El aula del colegio estaba de bote en bote. Fotógrafos, cámaras de televisión, locutores y redactores seguían sus pasos.

Aún Youssou Ndour compareció ante la prensa mientras el colegio intentaba recuperar la normalidad por dos veces, primero a la puerta del aula y después desde el interior de su coche. No hubo vítores ni jaleos y sí mucha calma más allá de los afanados periodistas.

Cuando el cantante desapareció volvió la paz al Nafissatou Nieng. Preguntado por la actitud del cantante un periodista senegalés comentaba: “Un hombre que dice representar al pueblo, debería haber aguardado su turno, haberse puesto en la cola y esperar”. A su lado, un colega de una radio francés confesaba: “¡Es verdad! Ni siquiera me he dado cuenta de que no ha hecho la cola”. Esa es seguramente la diferencia. El periodista galo ansiaba la imagen de la estrella mundial delante de la urna. El periodista senegalés, sin embargo, deseaba que los ciudadanos pudiesen votar con normalidad.

Anuncios

Una respuesta a “Disparar al objetivo adecuado

  1. I truly appreciate this post. I have been looking all over for this! Thank goodness I found it on Bing. You’ve made my day! Thanks again! fekgbekddebc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s