Si tengo un blog, ¿para qué necesito a los medios?

Quizá de entrada el título de este post sea un poco pretencioso, no se puede obviar el poder de difusión que tienen los medios de comunicación, pero lo que sí que quería poner de manifiesto es que el modelo se ha modificado. La obsesión que en algún momento han podido tener las organizaciones sociales por conseguir un espacio en los medios de comunicación convencionales debe revisarse. No digo que les deban dar la espalda, ni mucho menos. Los medios tiene gran capacidad y además pretenden reflejar lo que ocurre y lo que hacen las organizaciones sociales es parte de lo que ocurre.

Lo que intento decir es que una parte de los esfuerzos deben orientarse en otras direcciones. Ahora mismo hay herramientas suficientes como para que las ONG y otro tipo de organizaciones difundan su mensaje sin pasar por los medios de comunicación. La web corporativa es una de esas herramientas, pero los blogs son, a mi entender, las más útiles y las más eficaces. Con un poco de trabajo previo y de constancia convierten a la propia organización en un medio. El esfuerzo que se ahorran en mendigar unas líneas o uno segundos de televisión se pueden destinar al mantenimiento de esos blogs. En el extremo de la eficiencia, si los blogs funcionan, serán los medios los que irán a buscar a las organizaciones.

 Blog de Amnistía Internacional con aportaciones de diversos observadores

 Blogs de expatriados de la sección canadiense de MSF

 Web principal de los blogs de Oxfam Intenacional desde distintos lugares

La fortaleza del blog está en la posibilidad de ofrecer información de primera mano y en ese sentido la potencialidad de las ONG es tremenda. Sobre todo, por ejemplo, las que tienen personal expatriado. Con un poco de esfuerzo y una intencionalidad bien dirigida, pueden llegar a convertirse en una fuente valiosísima y aprovechar esa posición para difundir al máximo su mensaje y para fortalecer su imagen. Las consecuencias de esa situación son evidentes.

El esfuerzo, el coste y el riesgo son relativamente bajos, si se comparan con el premio: convertirse en un referente, ser una fuente inevitable y tener la puerta abierta a difundir el mensaje, los valores y los objetivos de la organización.

Si este esfuerzo se acompaña de otras herramientas, como las redes sociales, la eficacia aumenta porque la difusión puede multiplicarse hasta el infinito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s