“Perdidos en la ciudad” o los zoológicos humanos del S.XXI

A finales del S.XIX y principios del XX los zoológicos humanos hacían furor. Hasta distintas ciudades europeas se trasladaban familias completas de “salvajes”. En Paris, Londres, Hamburgo o Berlín, entre otras, y también en Madrid y Barcelona, se podían ver indígenas sudamericanos, filipinos, esquimales y, por supuesto negros africanos. Eran exhibidos con sus costumbres “incivilizadas”, en sus construcciones “retrasadas” y con sus ropas “primitivas”, aunque en muchas ocasiones esos aderezos eran falsos. Y, por supuesto, morían. Morían de enfermedades a las que no estaban acostumbrados o de las malas condiciones de vida que los expositores les proveían. Se trataba de un negocio muy lucrativo, íntimamente relacionado con la exportación de animales y los circos. Como se puede ver en el documental “Zoos Humains”.

Fuente: quevivaladiversidad.blogspot.com

Cuando nos explican estas historias, en general, nos da un leve escalofrío pero adoptamos la actitud comprensiva y condescendiente porque “eran otros tiempos”. En fin, eran los tiempos de las teorías de superioridad racial que justificaban la colonización, vaya, las teorías que permitían que los blancos explotasen a otros hombres sin remordimientos. Y para que los europeos compartiesen esa satisfacción de tener sometido a un hombre “inferior”, o ni siquiera eso, a un “ser inferior”, les traían a los “salvajes” a casa. Y ahora viene lo más extraño porque me encuentro con unos vídeos del programa de Cuatro “Perdidos en la ciudad” y sin poder evitarlo pienso en los zoológicos humanos de hace un siglo, pero no son otros tiempos, son nuestros tiempos.

¿Cuál es ahora la justificación? Evidentemente no se puede buscar otra excusa que el puro entretenimiento, pero esa era también la de los Zoológicos Humanos… Me resistí a “Perdidos en la tribu” porque me parecía embrutecedor (vaya que transmitía una imagen falsa). Pero al ver algunas escenas de “Perdidos en la ciudad” se me ha revuelto algo más profundo. Sólo quiero hacer un par de comentarios.

Imágenes del programa “Perdidos en la ciudad” de Cuatro

Parece que es divertidísimo cómo a una familia himba (de Namibia) le asquea la comida española (mira si son salvajes que no les gustan las croquetas), además los guionistas supongo que podría estar bien explotar el atractivo de confundir a los dos hijos jóvenes de la familia africana con el equívoco de que las dos hijas de la familia española sean sus mujeres y por supuesto siempre se pueden mostrar imágenes efectistas de cómo se sorprenden ante un cajero automático (los pobres subdesarrollados) o cómo se asustan al ver el mar… En fin, etnocentrismo en estado puro.

Una pena que sólo se salva por la inocencia de algunas escenas, los himba dicen a su familia española que su comida es asquerosa, mientras se ven imágenes de la estancia en África en la que los españoles dicen a sus anfitriones que su apetito esta saciado mientras ocultan el gesto de asco. Cuando al padre de la familia himba le enseñan el funcionamiento de un cajero automático advierte a su homónimo español que tenga cuidado de que no le roben el dinero cuando lo meta ahí adentro (en referencia al banco), vaya de una clarividencia impagable. Por lo demás, auténtico zoológico humano en el siglo XXI y por televisión. ¡Cuánto tenemos que aprender todavía…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s