ONG donde no llegan los periodistas

Pienso en los casos en los que las ONG pueden explotar al máximo sus potencialidades como fuentes y como creadores de información. Hasta no hace mucho las organizaciones se han obsesionado por encontrar cobertura en los medios tradicionales y ahora deben ser conscientes de que a través de internet pueden convertirse, ellas mismas en medios. Sin embargo, sigue habiendo casos en los que una ONG se encuentra en una posición privilegiada para tomar al abordaje (en sentido figurado) los medios tradicionales, saltar a las portadas y copar los informativos. Comentaré un sólo ejemplo que me parece ilustrativo de ese poder de las organizaciones del que no siempre hacen uso. Se trata del incidente de Gdeim Izik en el territorio del Sahara Occidental, ocurrido entre octubre y noviembre de 2010.

Collage de portadas de diarios sobre el desalojo de Gdeim Izik realizada por Poemario por un Sahara Libre

En un primer momento fueron las organizaciones no gubernamentales las que llamaron la atención sobre el suceso, nadie había reparado en los miles de saharauis que habían iniciado la protesta hasta que algunas organizaciones sobre el terreno no se hicieron eco y convencieron a algunos medios “alternativos” de poner el foco sobre el hecho. Guinguinbali recogió una nota de la organización Sahara Thawra y empujo a otros medios a reflejar el hecho. Era sólo el principio.

Cuando las cosas se complicaron, las organizaciones ya habían logrado atraer la atención de los medios que desplazaron a sus corresponsales temporalmente a El Aaiún, después de la muerte de un niño en un tiroteo.

En este enlace se puede ver la noticia emitida por Cuatro Noticias

Sin embargo, lo más destacado llegó con el desalojo. Los corresponsales extranjeros ya no estaban en el territorio y no había testigos, eso era lo que parecía. Pero en realidad había al menos cuatro activistas de dos asociaciones Resistencia Saharaui y Sahara Thawra. Así que fueron sus testimonios los que se difundieron en todos los medios de comunicación españoles, fueron sus fotos las que ilustraron todas las crónicas y fueron sus imágenes las que llenaron las piezas de los telediarios, imágenes de mala calidad que eran la única ventana a la revuelta que se había desencadenado en El Aaiun. Esta capacidad escamó a las autoridades marroquíes. Habían logrado bloquear el acceso de periodistas, pero no habían podido silenciar a la sociedad civil encarnada en un pequeño grupo de activistas con medios precarios, pero con imaginación y determinación.

Esta es la noticia de TVE sobre el desalojo. Todas las imágenes salvo una son las enviadas por los activistas de las dos organizaciones que se habían podido mantener escondidos en El Aaiun

La falta de recursos es una buena excusa para los medios cuando no quieren fijar el foco en determinadas realidades (pueden enviar un ejército de periodistas al mundial de Sudáfrica, pero no tienen medios para contar lo que ocurre en cualquier conflicto “de segunda”), pero las ONG pueden aprovechar esa cierta desidia para llenar el vacío. Esa es su potencialidad y esa es la fortaleza que deben explotar, aunque evidentemente, el éxito no está garantizado y el riesgo es elevado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s